Narración cronológica de la batalla

(Los interrogantes indican horas que han sido asignadas por deducción)

Día 22
06.00 horas
(Amanecer)
Al rayar el día aparece delante de la plaza la escuadra británica al mando del vicealmirante Horacio Nelson, compuesta por un total de nueve barcos. Inmediatamente intentan un desembarco con 23 lanchas en dirección al valle del Bufadero y otras 16 hacia el centro de la plaza. Ante el fuego que les hacen los defensores, viran en redondo hacia sus buques, junto a los que quedan acordonadas.
10.00 horas
Tres fragatas se adelantan hacia tierra y fondean fuera del tiro de las defensas. Desembarcan por Valleseco unos 1.200 hombres que se apoderan sin resistencia de la Mesa del Ramonal, altura que separa este barranco del inmediato del Bufadero. Advertidos los defensores ocupan inmediatamente la Altura de Paso Alto en la margen opuesta de Valleseco, frente al enemigo, al mando del marqués de Las Palmas. Durante todo el día se intercambian disparos y hay alguna escaramuza, sufriendo tres bajas los atacantes.
20.00 horas
(Anochecer)
El teniente coronel Juan Creagh y el teniente Vicente Siera, con unos 30 hombres del Batallón de Infantería y 50 rozadores tomados a su paso por La Laguna, ocupan una posición dominante a retaguardia del enemigo, hacia el interior de la isla, en previsión de que los atacantes intenten avanzar por aquellos parajes hacia la Capital (La Laguna). Durante la noche se le incorporan cerca de 500 milicianos laguneros, seguidos por numerosos paisanos de los contornos capitaneados por el alcalde de Taganana.
Día 23
06.00 horas
(Amanecer)
Parece que las tropas inglesas se han reembarcado favorecidas por la oscuridad de la noche. Se efectúa una descubierta que lo confirma, no obstante lo cual se mantienen las posiciones.
06.00 horas Las fragatas, que habían permanecido cerca de la costa desde el día anterior, se incorporan afuera al resto de la escuadra.
12.00 horas
(Mediodía)
Para mayor seguridad sobre los informes recibidos, el general Gutiérrez ordena una nueva descubierta desde la plaza, con 120 hombres mandados por el capitán Santiago Madán, que reconoce por la costa la zona de Valleseco y confirma el reembarque del enemigo.
15.00 horas Después de cruzar hacia el Sur frente a la población, la escuadra se acerca al sector de Barranco Hondo y Candelaria. EI Comandante general envía destacamentos hacia aquellos parajes para observar los movimientos de los barcos y estudiar el posible emplazamiento de artillería en aquella costa.
17.00 horas Se restituyen a sus cuarteles las tropas mandadas por el marqués de Las Palmas, dejando un retén de 30 hombres en la Altura de Paso Alto.
19.00 horas
(Atardecer)
La escuadra se aleja hacia el sureste, hasta perderse de vista desde Santa Cruz.
22.00 horas
También se restituyen a la plaza las fuerzas mandadas por el teniente coronel Juan Creagh. En esta noche del 23 al 24, a sugerencia del teniente Francisco Grandy Giraud, se emplaza una pieza de artillerla, en una nueva tronera abierta sobre la marcha, para cubrír con su fuego la playa de la Alameda desde el baluarte de Santo Domingo en el castillo de San Cristóbal.
Día 24
06.00 horas
Se advierte que la escuadra enemiga intenta acercarse de nuevo a Santa Cruz. Se le une un nuevo navío de 50 cañones, con lo que su fuerza se acerca a las 400 bocas de fuego, frente a las menos de 80 del centro de la línea defensiva de la plaza.
18.00 horas
Los buques largan anclas frente a Valleseco, dando la impresión de que intentan repetir el desembarco del día 22. Una fragata y una obusera se acercan al fuerte de Paso Alto.
19.00 horas
Comienza el bombardeo de Paso Alto, sobre el que lanzan los ingleses hasta un total de 43 bombas que no causan daños apreciables, acción a la que corresponde dicho fuerte con el fuego de sus piezas. Ya oscurecido se realiza una nueva descubierta hacia la zona de Valleseco con 16 hombres al mando del subteniente de Milicias Juan del Castillo. Hacen prisionero a un marinero irlandés de la tripulación del cúter, que había desertado a nado.
23.00 horas
A bordo de la escuadra, Nelson imparte las últimas instrucciones para el ataque a Santa Cruz.
Día 25
02.00 horas
(?)
Hacia esta hora el general Gutiérrez inicia su visita de inspección a las defensas del muelle.
02.15 horas
Comienza el ataque en dirección al pequeño muelle de Santa Cruz, que al ser de inmediato advertido por los defensores tratan de detenerlo con su fuego. Las lanchas de desembarco se dividen en varios grupos: hacia la desembocadura del barranco de Santos, hacia el barranquillo del Aceite, junto a la Caleta, y hacia el muelle. Este último grupo resulta, a su vez, fraccionado en dos. Una primera fracción alcanza las escaleras del desembarcadero, en donde se entabla encarnizada lucha cuerpo a cuerpo en la que los defensores se ven obligados a ceder terreno. Los ingleses toman la batería del "martillo" del muelle y logran clavar sus cañones. Al comenzar el ataque, el general Gutiérrez regresa con su séquito al castillo principal de San Cristóbal. Al pasar por el "boquete" ordena al Cuerpo de Cazadores que se repliegue a aquella posición para efectuar desde allí una cerrada descarga contra los ingleses que ocupan la batería, los cuales, con numerosas bajas, terminan por izar bandera blanca.
02.30 horas
(?)
El segundo grupo de lanchas atacantes no acierta a alcanzar las escaleras del muelle, que rebasa a impulsos del oleaje, y viene a varar en las arenas de la playa de la Alameda. En una de esas lanchas vendría el Vicealmirante Nelson, quien al intentar saltar a tierra es alcanzado y cae herido al fondo de su embarcación. EI propio teniente Grandy maniobra el cañón emplazado en la nueva tronera del baluarte de Santo Domingo.
02.45 horas
(?)
La lancha de Nelson es puesta de nuevo a flote, y emprende el regreso hacia su navío insignia.
03.00 horas
(?)
En este momento es hundido el cúter Fox, que tras las lanchas de desembarco trataba de acercarse a la bahía. Mientras tanto, las fuerzas inglesas desembarcadas en el sector de la Caleta, a la derecha del castillo de San Cristóbal, se reagrupan bajo el mando del capitán Troubridge e intentan llegar a la plaza principal por la misma calle de la Caleta. Son rechazadas por las descargas efectuadas desde el portalón del castillo y retroceden, dan un rodeo por la calle del Sol y la de las Tiendas (hoy Cruz Verde), y ocupan la parte alta de la plaza de la Candelaria, en donde permanecerán en silencio durante aproximadamente una hora. Por nuestra parte, perdido el contacto y enlace con los Batallones de La Habana y de Milicias que defendían las playas de las Carnicerías y del barranco de Santos, el teniente Vicente Siera, con 30 hombres, sale del castillo en descubierta para recabar información sobre el estado de nuestras fuerzas en aquel sector de la línea.
03.30 horas
Finalizada la lucha en el muelle y en la playa de la Alameda con total derrota de los atacantes, el teniente Grandy recibe la orden de hacerse cargo de la batería del "martillo" del muelle y de volver a ponerla en servicio.
04.00 horas
El capitán Troubridge envía un mensaje al general Gutiérrez, conminándole a entregar la plaza bajo la amenaza de pegar fuego a la población, lo que coincide con el regreso al castillo del teniente Siera, con varios prisioneros, trayendo la noticia al Comandante General de que nuestras fuerzas del sector sur de la población, aunque han tenido que replegarse, están intactas. El general Gutiérrez ignora el ultimatum recibido y no contesta a Troubridge. Los ingleses, al no verse atendidos en su demanda, se repllegan hacia la plaza del convento de Santo Domingo (actual emplazamiento del Teatro municipal), donde se reúnen con las tropas que habían logrado desembarcar por Carnicerías y Santos, con lo que constituyen una fuerza de 340 hombres. Ante el acoso a que los defensores les someten desde las calles allí confluyentes, fuerzan las puertas del convento y se fortifican en su interior.
05.00 horas
Continúa la refriega entre los invasores apostados en el convento y las fuerzas que les establecen cerco, cón bajas por ambas partes. Al disminuir la oscuridad de la noche, Troubridge ordena efectuar señales a sus barcos desde el campanario, al tiempo que renueva su demanda al general Gutiérrez, que, como en la ocasión anterior, es rechazada.
06.00 horas
(Amanecer)
Apenas había terminado el teniente Grandy de desclavar y poner de nuevo en servicio la batería del muelle, cuando con las primeras luces del día se observa cómo una división de 15 lanchas de desembarco se separa de la escuadra en dirección a la derecha del castillo, sin duda con la intención de reforzar a sus compañeros refugiados en el convento de Santo Domingo. Inmediatamente abre fuego sobre ellas la artillería del castillo de San Cristóbal, así como la de la plataforma de la Concepción situada a la derecha, junto a la casa de la Real Aduana, y, de forma especial, con nutrido y certero tiro, la batería del muelle bajo el mando del teniente Grandy, que logra hundir dos lanchas, mientras que desde el castillo se hace blanco sobre una tercera. Los atacantes se ven obligados a regresar a sus barcos bajo el fuego de los defensores y soportando una lluvia de metralla. Mientras tanto, los ingleses recluidos en el convento, y que habían visto lo ocurrido desde el campanario, en su desesperación tienen la osadía de enviar al prior y a un maestro con un nuevo mensaje conminatorio al general Gutierrez, cuya respuesta fue similar a las dos anteriores.
08.00 horas
(?)
Cunde el desánimo entre las tropas inglesas y solicitan parlamentar, para lo que designan al comandante Samuel Hood que es conducido con los ojos vendados al castillo de San Cristóbal, ante el general Gutiérrez. Aún Hood se atreve a empezar exigiendo que se le entreguen los caudales de la plaza, pero ante la firme contestación recibida, desiste de su actitud y accede a capitular en las condiciones conocidas, capitulación que luego ratificaría el propio Troubridge.
08.30 horas
(?)
Mientras lo anterior tenía lugar en tierra, ocurre en el mar un incidente que pudo haber ocasionado mayores consecuencias. El barco insignia Theseo y una fragata habían derivado hacia el Valle de San Andrés, desde cuyo castillo se le hizo un fuego tan acertado que destrozó una vela y cables del navío. Los ingleses acercaron a tierra la obusera que comenzó a lanzar sus bombas, pero la fortaleza contestó al ataque con tal precisión que la dejó malparada.
09.00 horas
(?)
Sobre esta hora tiene lugar la ceremonia de capitulación frente al castillo de San Cristóbal en la plaza principal, desde donde las tropas vencidas son conducidas al muelle. Se les ofrece abundante refresco de pan y vino, se atiende a sus heridos y se pone a sus disposición lanchas para reembarcar hacia la escuadra, al haber sido destrozada la mayor parte de las que habían utilizado en el ataque.
18.00 horas
(Media tarde)
Termina el reembarque de las tropas inglesas, excepto en el caso de los heridos más graves, que lo serían al día siguiente 26 de julio.
Esta página ha sido diseñada y desarrollada por: